MCM

MCM

jueves, 5 de mayo de 2011

Vivir para contarlo.

Tras una fuerte tormenta, llega siempre la apacible calma y con ella toca valorar los daños, coger aire, mirar hacia delante y volver a empezar, porque la esperanza no es de ignorantes sino de valientes.
La fortaleza no es un don de unos pocos, todos la poseemos, solo tenemos que desarrollarla.
Si te sientes perdido, no decaigas, sigue el camino todo recto, y tarde o temprano terminarás encontrando la salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La gente se obceca pierde el control de la situación y comete errores. Pero el mayor error de todos... es saber cual es el error e ignorarlo.