MCM

MCM

lunes, 2 de mayo de 2011

Tesoro.

Mi religión. Formada por él. Mi cielo. Compuesto por sus besos, sus abrazos donde todo es perfecto, sus caricias esas que me hacen sentir la persona más feliz del mundo. Mi libro sagrado se puede leer en cada poro de su piel. Mi oración consiste en su nombre y mi creencia en su voz, sus ojos y por supuesto, en su amor, ese que me llena cada día con tan solo verlo a lo lejos. Cuando me vienen ráfagas con su aroma que me transporta a un estado de felicidad. Al ver su mano entrelazada con la mía. La forma que tiene de trasmitir me sus locuras, su felicidad, su tranquilidad. Lo único que me queda por decir es... Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La gente se obceca pierde el control de la situación y comete errores. Pero el mayor error de todos... es saber cual es el error e ignorarlo.