MCM

MCM

martes, 7 de octubre de 2014

A veces tenemos miedo, somos como niños escondiendonos de los monstruos que hay bajo de la cama. Pero conforme pasa el tiempo, esos monstruos cambian, la inseguridad se apodera de uno hasta el punto de dudar de todo y llega la soledad, el arrepentimiento. Y aunque ya eres mayor, ya eres más sabio, te sigue dando miedo cuando regresa la noche.
Para muchos dormir se ha convertido en algo imposible. Es lo más fácil de hacer, solo cierras los ojos. Pero para muchos de nosotros, dormir está fuera de nuestro alcance.
Pero una vez que nos enfrentamos a nuestros demonios, nos enfrentamos a nuestros miedos y nos enfrentamos a los demás para ayudar. La noche no da tanto miedo cuando no estamos completamente solos en las oscuridad.
Ese es realmente nuestro miedo. Sentirnos solos cuando realmente estamos rodeados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La gente se obceca pierde el control de la situación y comete errores. Pero el mayor error de todos... es saber cual es el error e ignorarlo.