MCM

MCM

miércoles, 14 de enero de 2015

Y con un beso, despertó a la princesa que cada año yacía sola, hasta que llegó su príncipe.

Tengo miedo. pavor, pánico. Mi cabeza no para de dar vueltas y vueltas envolviéndome en una espiral de la cual no logro salir.
Tengo aprensión a mis propios sentimientos. Esos que poco a poco llegan a la cúspide por mucho que yo los quiera hundir en lo más profundo de mi ser.
No quiero enamorarme. No quiero querer. No quiero sufrir más.
Pero no puedo ocultar lo que siento. Has despertado al monstruo. Has hecho que te quiera en menos de lo que alguien, jamás había logrado conseguir.
Tu mirada, tu sonrisa, tus ganas de vivir y que vivan contigo cada segundo de esta maldita vida.
Has creado en mi una ilusión que me llevará hasta la tumba.
Puede que mientas, que me regales los oídos como millones de veces me han llegado a decir, incluso puede que digas la verdad y que sea yo quien no crea ni una sola palabra que sale entre tus labios, esos que quiero besar cada instante que pasa y me suenen a estafa.
Siento ser tan cautelosa pero mi corazón está unido únicamente por el tejido de mi ilusión ya que partido en mil pedazos se encuentra tras haberse rasgado innumerables veces.

Me lo pregunto cada noche que pasa. Que tendrás que has derribado todas y cada una de mis armaduras dejándome sin defensas. Esperando un contraataque. Serán tus caricias cada noche que duermo a tu lado o serán tus abrazos que me acogen y me recomponen pieza a pieza de mi ser.
Has hecho que olvide todo dolor que días antes me asfixiaba y me adormecía de esta vida.
Eres mi héroe. Me has salvado de esta condena de la cual jamás pensé que escaparía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La gente se obceca pierde el control de la situación y comete errores. Pero el mayor error de todos... es saber cual es el error e ignorarlo.